4 nov. 2016

¿Eres una persona inmadura? 5 rasgos que te delatan



La edad no importa cuando hablamos de ser o no una persona inmadura. ¿Te has encontrado alguna vez con alguna? ¿Tienes dudas sobre si tú podrías serlo? La inmadurez no solo hay que verla desde la negatividad, pues tiene muchos aspectos positivos.

¿Serás tú una persona inmadura? 5 rasgos que te delatan.

Reflexionar no es lo tuyo:


Una persona inmadura no pierde su tiempo observando sus acciones para poder aprender de los errores que comete. Lo de darle cien mil vueltas a todo y no poder dormir por culpa de eso no va con ella.

Esto les permite no obsesionarse por lo que puede pasar, ni preocuparse de manera excesiva por cuestiones que puede que no lleguen a suceder.

Piensas solo en ti:


Ser egoísta y pensar en uno mismo es algo que llevas muy bien. Esto impide que seas empático y que puedas ponerte en el lugar de los demás, lo que a veces causa algún que otro problema. Aunque no te preocupa demasiado. Todo pasa…

Te centras tantísimo en ti, que llegas a caer en el egocentrismo. Crees que incluso el resto de personas está interesado casi constantemente en tu propia persona.

A pesar de que esto pueda hacer referencia a una alta autoestima, la verdad es que una persona inmadura también puede padecer una baja autoestima y seguir creyéndose el centro de todo.

Te enfadas con facilidad:


Tienes tendencia a no darle importancia a lo que hacen o piensan los demás, hasta que esto te afecta directamente.

Tus suposiciones sobre cómo actuarán hacen que, a veces, no lo hagan como tú creías y esto te enfada. No te gusta que las demás personas no se comporten de la forma esperada.

Sufres arrebatos emocionales:


Tu gran dificultad para regular tus emociones te convierte en una persona impulsiva que no es consciente de las consecuencias que pueden tener sus reacciones impetuosas.

Estos rebotes son irracionales y atienden muy poco a la lógica. Si eres inmaduro tal vez aquí tengas la respuesta de por qué te metes en muchos problemas.

Escapas del aburrimiento:


En una lista que tienes en tu mente siempre estarán por delante aquellas cosas que te proporcionen placer. Las que no lo hagan las consideras una pérdida de tiempo y, por lo tanto, prescindibles.

Por este motivo, lo que te provoque aburrimiento siempre lo pospondrás. De ahí que las personas inmaduras tiendan a la procrastinación.
Ser maduro o inmaduro no tiene nada que ver con la edad. Muchas personas con 20 años son mucho más maduras que otras con 50 años o más. A veces, las circunstancias, la forma de pensar, el ambiente en el que te has criado, influye en tu forma de ser y pensar.
Esperamos que este artículo haya sido de tu agrado, compártelo con tus amigos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Coméntanos qué te ha parecido este artículo aquí: